24/3/2006

Sin magia, ¿por cuánto?


Los campos de fútbol extrañan sus quiebres, sus moñas y otras pastas. Primero un tobillo que le valió la ausencia al último partido que perdío el CAIPI, el equipo de sus amores, y un duro cruce de e-declaraciones correo electrónico. Luego y más cercano en el tiempo, un extenso dolor de garganta, que ha mostrado ser más débil que hilo de baba, ya que en un mes ha estallado de dolor 3 veces.

El tobillo, según Rienzi, es por tendinitis, una afección a la que el cuerpo del mágico player es bastante afecto. También sufre de tendones rompe-bolas en muñeca y rodilla izquierda, sí ésa, la de los pases mágicos, pese a que es derecho. Porque nunca sabés con cuál va a perder la pelota, digo a meter un pase punzante de esos que el punta nunca llega por su poca velocidad. No lo entienden. Ni lo entenderán. Su juego es tan diferente como inútil, algo a lo que sus compañeros no se acompasan.

Capaz de sacar conejos de la galera, y conejitas de una Playboy, la Magia, o el Chino como también le gusta que lo apoden cuando se calza la 20 del Inter, está sumido en una profunda crisis de identidad futbolística cuando defiende al Caipi.
O baja a crear y meter pelotazos (pase largo diría Gregorio Pérez) a Mati y Bruno, o sube y juega de puntero abasteciendo al centrodelantero de turno.

Igual con tanto mal de chagas en la vuelta, Magia tiene unos cuántos días para pensarlo. Su vuelta a los fields es desconocida pero esperada.

9/3/2006

No más bicicleta

Este es un posteo para comunicar la dolorosa decisión de mi retiro del ciclismo pre-partidos de los martes, que tanto aire me ha robado para dichos encuentros.

Mi querido amigo Santi Heladera Rial me hizo entrar en razones, aduciendo que estaba muerto en los partidos.

Sin más que agradecer ese maldito piñón que se rompió en mi bici, hecho que desencadenara esta decisión, los saludo atte.

LA MAGIA

5/3/2006

Caipirácticos

Por LA MAGIA
El último partido de la Caipira fue una derrota frente al rival de todas las horas, el Orsai, sumando así nuestra 3era vuelta a casa con las manos vacías. He de decirlo, no me sentí bien en esa cancha, muy grande para mi estilo de juego, en especial para mi menguado físico. El balón no estaba inflado como lo exije mi contrato exclusivo, y para peor tuve que tapar mi camiseta de Inter con Nº y nombre estampados por un asqueante chaleco rojo. Todo eso creo que jugó en contra para que no se vea al mejor Magia, es más por unas semanas no se me verá, ya que me veo afectado de llagas al momento de escribir estas espectaculares líneas.
 
Sin embargo cabe analizar el hecho no menor que en los 2 últimos partidos sólo tiré 3 veces al arco. Todo el mundo sabe que mi puesto en el que mejor le rindo al técnico de turno es Delantero, o en su defecto Medio-armador. No es por tirarme al grupo en contra, pero noto cierta reticencia a pasarmela ejeejej, cuando todos sabemos que mi función además de escribir al Toto es la de hacer goles y brindar espectáculo sobre los campos de juego. Mis compañeros no lo han entendido así, y me han dejado pocas veces de cara al arco contrario, he jugado más de pasador en la mitad de la cancha que de Magia, el popular sobrenombre que me lanzara a la fama allá por el año 2005.
 
Estoy triste, no puedo ayudar al equipo, el equipo no me permite ayudarlo, y mi agente está buscando nuevo club, pese a que todos saben mi afán por la causa Caipira. Quiero jugar con jugadores de la talla de Bruno, Matías, el Negro, por nombrar algunos habilidosos, y Santiago por nombrar algunos malsanos. Pero los nombres no hacen un equipo, harán contratos multimillonarios y vestuarios competitivos pero no hacen un equipo, debemos pensar en el bien común, que no es otro que ver esa bebida brasuca en lo más alto del podio.
 
Aguante Caipi FC
 
Hugo * LA MAGIA
 

Related Posts with Thumbnails